CIRCUS a.d. – Emotividad a Flor De Piel

Moverse entre dos tierras implica pisar terreno complicado, máxime cuando se navega por aguas tan procelosas y círculos tan herméticos como los de la escena musical de este país. Salvando quizás a Héroes del Silencio (la banda más excepcional en casi todos los sentidos que nuestro rock ha alumbrado nunca), pocas referencias existen por aquí a la hora de asimilar la propuesta de los madrileños Circus a.d., que con Todavía El Sol parecen haberse desembarazado en buena medida de la sombra de HIM para situarse en las coordenadas de los Paradise Lost de Host o la actual tesitura guitarrera de los norteamericanos Alter Bridge. Tal y como explica su vocalista, Pablo Giaretta, “se trata de un trabajo muy maduro que se acerca a nuestro objetivo primordial, que es que la gente escuche una de nuestras canciones y reconozca que somos nosotros. Lo que hacemos es algo que no está muy explotado en España ahora mismo, creo que tenemos un estilo personal a la hora de componer y de ejecutar nuestras canciones en directo, y cada vez nos acercamos más al sonido que puede hacer que despuntemos, no por haber creado nada, pero sí por aportar algo a la escena”. El batería Serra Maganto ahonda en esa idea, recalcando que “hay muchas bandas de metal y de pop, pero grupos que hagan música más o menos dura con un toque de romanticismo y de misticismo no hay ninguno. Eso es lo que estamos aportando, un toque de esperanza en el mundo del metal”.

Circus a.d.

Con semejante fe en su propio carácter y su constancia, no es de extrañar que ni las negras nubes que se ciernen sobre la industria musical les intimiden. “En estos últimos años ha cambiado todo, empezando por la monumental caída en la venta de discos”, asegura Giaretta. “Vivimos un bache importante dentro de la historia de la música, y creo que todo está volviendo a la furgoneta, a la carretera. Quizás siempre ha estado ahí, pero ahora es aún más notable, y ese debe ser el leit motiv de las bandas, volver a tocar aunque sea cada vez más jodido”.
“Ahora que está la cosa tan chunga, solo quedan dos posiciones: o te cagas en la madre de todo, o le pones ganas y tiras hacia delante”, sentencia el batería. “Por algún lado tiene que reventar la situación, no puede ser siempre todo malo. Pero el conjunto de actores del mundo de la música tiene que tomar conciencia y cambiar de forma de pensar, entonces todo irá mucho mejor. El problema es que, para muchas cosas, se sigue con la mentalidad de los 80 y los 90, y hay que adaptarse a lo que hay ahora”.

Publicada en el nº 250 (junio de 2008) de la revista Ruta 66


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s